Zombies

Zombies 1.0.1

Los zombies nos invaden y esta vez... vienen por turnos

Seguro que cuando piensas en juegos sobre muertos vivientes te vienen a la cabeza conceptos como acción o violencia. Pero masacrar estas criaturas de ultratumba también puede ser un ejercicio de inteligencia y estrategia. Ver descripción completa

PROS

  • Tres niveles de dificultad
  • Cantidad de gore configurable
  • Jugabilidad sencilla y adictiva
  • Personajes de aspecto simpático

CONTRAS

  • Apartado técnico muy pobre
  • Carece de animaciones
  • Se echan en falta más modos de juego
  • No hay multijugador

Útil
6

Seguro que cuando piensas en juegos sobre muertos vivientes te vienen a la cabeza conceptos como acción o violencia. Pero masacrar estas criaturas de ultratumba también puede ser un ejercicio de inteligencia y estrategia.

En Zombies, la supervivencia no depende de lo fuerte que golpees a los no muertos, sino de cómo repartes a los humanos por el tétrico tablero en el que vas a jugar. Cada personaje que controles tiene tres turnos, que has de emplear para moverte, aniquilar zombies o avisar y calmar a los demás supervivientes para que se unan a tu causa.

Los gráficos de Zombies no son precisamente un prodigio, pero son la mar de simpáticos ya que sus personajes parecen casi muñecos. Carece de animaciones y sus efectos de sonido tampoco destacan especialmente, pero no es algo que importe mucho cuando la jugabilidad compensa, y en este terrorífico juego de tablero sucede desde el primer momento.

Zombies

Descargar

Zombies 1.0.1

— Opinión usuarios — sobre Zombies

  • lechiffre

    por lechiffre

    "Zombies:"

    este juego no tienes los graficos buenos y este juego es como obsoleto no porque haga una critica si quieren pruebenlo. Más.

    analizado el 2 de mayo de 2010

  • Herchi

    por Herchi

    "Mortalmente aburrido: demasiado básico incluso para un juego de mesa"

    Una idea curiosa pobremente reflejada en un tablero tosco y rancio. Aunque sea un juego de estrategia por turnos el jueg... Más.

    analizado el 22 de abril de 2010